Estoy, desde hace meses, intentando mirar en profundidad a mi alrededor para contemplar lo que está sucediendo en esta España, en otro tiempo lugar en el que no se ponía el sol, y ahora “muñeco de feria” de una Europa que dirige nuestro destino y el destino de todos y cada uno de los que nos vemos obligados a pagar lo que -no tan pocos- han derrochado a lo largo del tiempo.

Es necesario tener una pequeña dosis de sensibilidad para comprender que una paga extraordinaria puede ser la salvación de una familia en el cómputo global de sus ingresos anuales. Es necesario disponer de un minimo de capacidad de empatía para darse cuenta de que una paga extraordinaria puede equivaler, incluso, a unas pequeñas vacaciones, a unos regalos navideños en ese clima de familia que aún defienden muchos pese a que institucionalmente, todos, están haciendo un buen esfuerzo por destruir, puede equivaler tambien a la venida de los “reyes magos” en tantas casas en las que, afortunadamente, todavía hay niños que disfrutan de esa fiesta inolvidable a lo largo de la vida.

Pero hay que acabar con este despilfarro de pagas extraordinarias y, por lo tanto, seguir perjudicando la economía familiar y ajustada de muchos médicos y enfermeras dedicados a proteger la salud de las personas con un nivel de entrega y cualificación extraordinarios, la de tantos maestros y maestras de envidiable dedicación a la educación de esos niños y jóvenes que solo ellos saben las dificultades que plantean y a las que se enfrentan a diario, no solo con el discente sino con sus familias, la de otros servidores públicos, fuerzas de seguridad y un largo etcétera que ya no podrán ni viajar a sus pueblos en navidad mientras que diputados europeos votan, como lo hicieron en el mes de abril pasado, en contra de una propuesta que les proponía dejar de volar en business para pasar a turista. Esta es la ejemplaridad, el talante solidario y la “valentía” de nuestros politicos a la hora de adoptar medidas muy dificiles….

Menos mal que, probablemente, a partir de 2015 habrá algunos concejales menos, ya hoy hemos amortizado dos empresas públicas de las 600 que se comprometieron nuestras Comunidades Autónomas a suprimir por ineficaces, duplicadas, triplicadas o cuadriplicadas…

Menos mal que las televisiones públicas ya van a ser privatizadas para descargarnos de ese gusto inútil. Menos mal tambien que disminuirán las embajadas representativas de gobiernos nacionales antes representados por las embajadas españolas, menos mal que desaparecerá la traducción simultánea en la cámara alta, tan eficaz, importante y necesaria para la buena gestión de los fondos públicos en España.

¿Qué clase de broma es esta? ¿Qué clase de políticos tenemos que, en momentos de tan extrema dureza, desaparecen de su escaño, mientras se debaten los recortes presentados por el Presidente del Gobierno y no quedan más de 50 ó 60 dentro del Congreso? ¿Qué clase de falta de respeto, de irresponsabilidad y de burla es esta hacia el conjunto de los españoles?

¿Cómo podemos asistir impasibles al ferial de un Consejo General del Poder Judicial cuyos miembros son incapaces de explicar sus gastos cuando hace dos días han echado a su Presidente por una razón similar? ¿Cómo pueden llevar cuatro días de reuniones en los que han sido absolutamente incapaces de designar un nuevo Presidente?

¿Como soportar sufridamente que los que hace ahora quince años cometían o aplaudían asesinatos como el de Miguel A. Blanco, hoy nos gobiernen, representen y cobren a costa de los funcionarios que, entre otros,  no podrán disfrutar de las navidades? Y que encima no condenen lo que hicieron..

¿Cómo contentarnos con que partidos politicos y sindicatos se vean afectados por una disminución en sus subvenciones cuando lo que tenían es que desaparecer inmediatamente todas ellas?

Es una indecencia, sí, lo es, que un concejal de festejos de cualquier pueblo de España, al que no se le exige cualficación alguna para el desempeño de tan relevante función, tengo un salario superior al de un maestro, un catedrático de universidad, un cirujano, una enfermera, un bombero, un policía nacional, un camarero que trabaja once horas en el único sector que produce un beneficio todavía en este país….

Y me dirán que ¡ya basta de demagogia barata! Ya sé que ésta es la mejor defensa cuando se pone el dedo en la llaga.

Y me dirán que es muy fácil criticar, que qué alternativa propongo, que es muy fácil ver los toros desde la barrera…

Claro que hay alternativas. Muchas.

La primera y principal, el ejemplo sin límite, la justicia, la honradez como normas generalizadas y no meras excepciones.

Principios éticos en un pais en el que el ladrón devuelva lo robado, el corrupto sea juzagado con la misma agilidad que el funcionario a la hora de disminuir sus ingresos, el banquero devuelva y/o renuncie a lo que ahora tenemos que pagar entre algunos para poder compensar sus desmedidas pensiones e indemnizaciones, el defraudador fiscal no sea premiado por habernos robado a todos y todavía exija condiciones más laxas para restituir una minima parte de lo robado y por lo que ahora debemos asumir un incremento del IVA.

Estoy dispuesto a ser el primero en asumir cualquier medida que contribuya a una salida de esta crisis de valores siempre y cuando se empiece por ahí, por una recuperación de los valores que han dado lugar a tanta mentira, tanta indecencia y tal desastre como el que ahora padecemos.

No estoy dispuesto a tapar agujeros para enmascarar una situación sin salida ni menos aún para volver a recuperar lo que nos ha llevado a este momento.

Por favor, pido, exijo a nuestros políticos que afronten el presente y el futuro no con la valentía de seguir recortando derechos sociales y/o laborales, sino recuperando los principios y valores éticos sin los cuales estamos condenados al fracaso.

Ni recortes, ni reformas siquiera estructurales. Exijo reformas morales.

¿Alguien está dispuesto a gobernar en esta linea?

Para llevar a cabo esa reforma moral se precisan personas formadas, intelectualmente vigorosas y eticamente intachables. Se requiere la puesta en marcha de un movimiento social capaz de liderar estos principios sin sospecha de adscripciones políticas, sindicales, ni de ningún otro tipo.

Por favor, hacednos llegar vuestra opinión al respecto. El loro falaz no es, no puede ni quiere ser un “mero blog” que no tenga repercusión en la vida de las personas. Seamos capaces de construir algo sólido, con sentido, una alternativa moral a todo este caos.

Anuncios